miércoles, 25 de marzo de 2009

¡Hijo no me tomes drogas que me vas a enterrar!


Recuerdo cuando era un adolescente que mi madre siempre al salir de casa me decía; Hijo ten cuidado, no fumes, no bebas y sobre todo no fumes de esas cosas si alguien te ofrece. Se refería a las drogas, a los porros, que por aquel entonces era la droga que más se dejaba ver por el barrio. Algún tiempo después, incluso ella decía; mira hijo, si tienes que fumarte algún porrillo pues bueno, eso no es tan malo, pero no tomes de esas porquerías que se mete la gente por la nariz o las venas. Tranqui mama, que no pasa nada, que yo controlo a mi eso no me pasara nunca.

Algún tiempo después, era un peregrinar de consulta en consulta, siempre de pago, la Seg. Soc. no se hacia cargo.

Era eso y de pago, o eran granjas sectarias que tu reinserción o tu alta, dependía de unos cuantos iluminados que para ellos nunca estabas preparado para salir a la calle. Al final el alta te la acababas dando tú cualquier noche saltando la tapia, o cualquier día de paseo buscándoles un descuido

Ahora los tiempos han cambiado.

Las atenciones a los drogadictos o politoxicomanos (eso si con muchas carencias aun) entran dentro de nuestro caótico sistema sanitario, y las advertencias de que no tomes porquerías de esas que se meten por la nariz o las venas, te las recuerdan con constantes bombardeos los medios de comunicación.

Pero he aquí, lo que algunas mentes pensantes pueden llegar a cavilar.

Unos creativos ingleses, han querido salirse de los patrones clásicos, de las típicas campañas antidroga, de esas megacampañas que cuestan sumas astronómicas de dinero y que pasan sin pena ni gloria porque el consumo de drogas crece año tras año. Esta campaña va más allá de todo eso.

Resulta que dichos creativos han abierto una web, donde por el módico precio de 18 dólares, tu hijo siempre llevara consigo ese aviso de advertencia con el mensaje que tú le quieras poner, es tan original como posiblemente inútil, pero ahí queda la cosa, todo sea para que no tengas que recordarle constantemente “hijo no fumes, no ingieras, no Esnifes, no te metas supositorios de morfina por el culo etc.”.

Akí su web. La cosa funciona así: Tu entras en su web, y grabas un mensaje para tu hijo/a, novio/a, ¡a quien quieras vamos! El mensaje solo dura 8 segundos, pero ya esta bien, se pueden decir muchas cosas en 8 segundos. Después ese mensaje que tú has dejado, la web lo procesa en ondas sonoras, y esas ondas (convertidas en plástico previamente), las engarzan en una pulsera que tu mismo te encargas de customizar. Te la envían a tu casa. Yo he hecho una prueba (cariño, no me tomes drogas, mira que me vas a enterrar ehh!!) y me ha salido una pulserita muy mona. Ahora solo me queda mandar los 18 dólares del ala y ya podrá lucir en su muñeca la pulserita de marras mi supuesto vástago.

Yo por mi parte (a mi solito se me ha ocurrido), he pensado que esos mensajes también podrían utilizarse para recordarle a tu amada/o, lo mucho que la quieres, lo feliz que te hace sentir a su lado, que como se vaya con otra se la cortas en rodajitas o simplemente para que siempre tenga constancia de que tu estas ahí.

¡Virgen del amor hermoso! Cuanto adelanto que hay hoy en día, no?

visto en meliuli

3 comentarios:

Mira dijo...

¡¡ Cariño como me pongas los cuernos te la corto en pedacitos !!

Anónimo dijo...

jejejejejejeje

Anónimo dijo...

Papa no tardes en volver que ya sabes que cuando tardas dias en regresar a mama siempre se le estropea el grifo y no me cae bien el fontanero